MIS AMIGOS ENFERMEROS

enfermeria
12 de Mayo, Día Internacional de la enfermería, Hoy muy especialmente me sumo a este día ya que sería muy injusto si no felicitara a mis amigos los enfermeros.
Quizá y estoy seguro, que si no fuese por vosotros ya no estaría aquí en este mundo, así que os debo no solo mi admiración y mi cariño, también necesito daros las gracias por seguir estando disfrutando de mi familia y de todas las cosas bonitas que nos rodean y que no vemos.
Desde que nací lo hice en un hospital y por desgracia toda mi vida ha estado relacionada con médicos, hospitales y como no con vosotros.
Todavía a veces resuenan en mi cabeza las sirenas de la ambulancia o de la policía (otros amigos grandes) llevándome a vuestro encuentro sin perder tiempo para que pudieseis curarme y volver a superar una y mil veces mi condición de campeón.
Veros correr cada vez que pulsaban el timbre a mi entrada en el hospital y como me sonreíais a pesar de que no podía veros y me hablabais dándome ánimos diciéndome que no estaba solito que estabais conmigo y que yo podía, hace que sepa mejor que nadie que no perdéis el tiempo, que estáis ahí cuando se os necesita a pesar de que gruñan nuestros papas en las salas de espera sin pensar que a lo mejor estáis atendiendo a otro niño como yo que llega malito y no puede esperar y que os contesten de malas maneras por un simple constipado después de una jornada en la que no se han planteado cuantas vidas habéis salvado.
Enfermeros de plantas infantiles de oncología, que también se derrumban porque no olvidemos que son humanos y que con cada paciente que se les va también se les va algo de ellos.
Muy especial va mi agradecimiento a los enfermeros de urgencias del Hospital Infanta Cristina de Parla. Gracias mil gracias por haber estado pendiente no solo de mí, por tratarme con cariño por ser un punto de apoyo de mi papa y de mi mama y de no haber dejado de creer en mí. De seguir ayundandome no solo en la consulta o en urgencias también con vuestros tapones que son muchos.
Muy especial mención tengo que hacer a tres de mis enfermeros favoritos:

Mario, mi enfermero de urgencias que tantas vías me ha cogido y que no le ha importado mancharse con mi sangre, que cada vez que me pinchaba sentía como si fuese alguien de su familia lo que estaba haciendo. Que con mis risas se le olvidan todas las trastadas que hacía que son muchas, cada vez que me quitaba el pulsing o tiraba los monitores al suelo.
Mil besos Mario

Gema, mi tía,que voy a decir de ti , que me has visto desde que estaba en la tripita de mi mama y que no doy un paso sin que tu no lo sepas. Que siempre seré tu gordito y el niño de tus ojos, y que esa coraza dura conmigo no existe, conmigo solo hay besos, abrazos y risas. Portavoz de mis avances entre tus compañeros y transportista de todos los tapones que te van dando y que con tanto cariño me llevas.
Que aunque tu no estés, estas y se que estarás siempre.

Jesi, mi tía, enfermera de Oncología, ella mejor que nadie sabe lo que es el sufrimiento, la constancia y las ganas de vivir.
Hace poco relativamente que te conozco, pero tus risas y juegos es lo mejor que me han pasado desde hace mucho tiempo. Eres la pasión de mi hermanita Irene y de alguno más y sólo quería decirte que aunque no lo creas haces mucho por mí y es que las risas que me provocas y el cariño que me das no se cambian por dinero.
Transmites tu energía y dulzura a tus pacientes y siempre les hablas de mí.Ellos a cambio te lo agradecen a pesar de las dificultades que tienen, con los tapones que recogen y que me traes llena de alegría como si fuese el tesoro más grande que pudieses regalarme sabiendo el esfuerzo que han realizado para entregártelo.

Por todos vosotros por eso existe el Día Internacional de la Enfermería.
images
untitled